Salud, Sin categoría, SALVANDO VIDAS, Ejercicios, Nutricion, Perder peso, vida saludable, Comer afuera

Si mis padres son gordos, eso significa que genéticamente ¿siempre seré gordo?

image.jpg

Tener los ojos iguales a tus papá, nariz perfilada como tu mamá, piel clara como tu abuela, contextura ancha como tu abuelo, etc, eso es genética. 

Por muchas características se puede decir que somos igualitos a nuestros padres, pero si no tenemos ningún problema de tiroides y ningún problema hormonal, nuestro sobrepeso viene por generaciones, por lo mal que comía mi abuela, recordando que mi abuela le dio de comer a mi mamá toda la comida no saludable que fue enseñada por los padres de mi abuela.

YO nací, crecí y me crié con una familia que sufría (y sigue sufriendo hoy en día) de sobrepeso y obesidad y todo radica en la ALIMENTACIÓN. Entonces, yo me pregunto, porque mi mamá viendo que pesé 12 1⁄2 libras cuando nací, no cambió sus hábitos de comer para ¿poder ayudarme con mi sobrepeso? Fácil: por costumbre, falta de información y porque siempre que alguien que me veía decía “QUE GORDITO TAN LINDO". Seamos realistas, ¡ningún gordo es lindo ni saludable!

image.jpg

No es nada fácil cambiar tantos hábitos de tantos años y mucho menos cuando tienes en casa una mamá y abuela que cocinan delicioso, pero lamentablemente cada año que pasaba le diagnosticaban a cualquiera de mi familia algo diferente: diabetes, alta presión, dolores en los huesos, colesterol, etc, etc.

A este punto, yo empece a pensar y a darme que cuenta que además de ser el gordito de la escuela, el que un maestro un día que trajeron caballos a las escuela dijo “¡ESE NENE NO! ESTA MUY GORDO Y LE VA A FREGAR LA ESPALDA AL CABALLO"; también veía por la familia de mi papa como una tía de más de 300lbs padecía miles de enfermedades; y por el lado de mi mamá casi todos tienen sobre peso. Me pregunté: ¿quiero terminar como ellos?

image.jpg

Tenía dos caminos, uno declararme gordo por el resto de mi vida (POR QUE TODA MI FAMILIA ERA GORDA) y no hacer nada por mi salud, o drásticamente buscar un gimnasio cerca de mi casa e ir donde un nutricionista el cual cambiara lo que por tantas generaciones viene en mi familia "LA MALA MANERA DE COMER". 

Tanto fue la bendición y la pasión por los cambios positivos en mi cuerpo y en mi salud que comencé a estudiar para ser nutricionista y entrenador personal. Siempre me dije a mí mismo “Si yo logro bajar toda esta grasa y prevenir los problemas de salud que mi familia está padeciendo, podré ayudar a otras personas con los mismos problemas”, y así ha sido gracias a Dios.

Conclusión: No importa que sobrepeso tengan tus padres o familia, TU tienes la oportunidad en tus manos de cambiar el patrón que trae tu familia por generaciones a uno lleno de salud, vida y energía SOLAMENTE TOMANDO LA DECISIÓN QUE YO UN DIA TOMÉ: ¡APRENDER A COMER!