SALVANDO VIDAS, Huesos saludables, Nutricion, Perder peso, vida saludable, Sin categoría, Comer afuera, Salud, embarazo

Hablemos del Higado Graso...

image.jpg

El hígado graso, como su nombre lo indica, es una acumulación de grasa en las células del hígado. Se puede padecer por el consumo excesivo de bebidas alcohólicas o de comida chatarra; sin embargo, hay factores que también pueden estar relacionados con su padecimiento como por ejemplo, la resistencia a la insulina o el estrés oxidativo (es cuando hay un desequilibrio en nuestras células debido a un aumento en los radicales libres y/o una disminución de antioxidantes).

Cuando se consumen mas calorías de las que el cuerpo necesita, estas en exceso se convierten en grasa y se van acumulando en todo el cuerpo pero principalmente en el hígado y aquí es donde se va formando el problema. Es por eso que la  alimentación juega un papel fundamental en este caso (al igual que en todas las enfermedades).

Entonces, en pocas palabras tu alimentación debe ser 90% saludable dejándole el 10% restante para cuando quieras darte tus gustos de vez en cuando recordando que todo es un equilibrio: Primero que nada es recomendable llevar a cabo una dieta hipocalorica, es decir, no comer en exceso, no comer mas de lo que no se debe. No necesariamente te la tienes que pasar contando, sumando o restando las calorías de cada alimento que vayas a consumir, sino, simplemente comer lo que debes, "comer saludable" en sus porciones indicadas, por ejemplo: 1 porción de proteína en cada comida (pollo, pescado, carne magra, huevos, tofu, pavo, etc), consumir vegetales en todas las comidas posibles, 1 porción de carbohidrato de calidad (avena, batata, papa, plátano, yuca, arroz integral, pasta integral, etc) en las 2 o 3 primeras comidas del día (una porción mediana, de 1/2 taza a 1 taza), incluir grasas buenas de 2 a maximo 3 veces por semana (aguacate, salmón, aceite de oliva, de coco, almendras, nueces, semillas de chia, etc), 1 taza de frutas por la mañana (preferiblemente arándanos, fresas, manzanas, kiwi, frambuesas...)

Entre todos los alimentos hay que incluir (o escoger), los altos en fibra como los vegetales verdes y los carbohidratos complejos son fundamentales. La fibra facilita el proceso digestivo, ayuda a desechar esos excesos que vamos acumulando, y ayuda también a controlar la resistencia a la insulina.

image.jpg

Por otro lado, decirte que elimines las bebidas alcohólicas es una locura porque no me harás caso, por lo tanto trata de que sea 1-2 tragos únicamente en ocasiones especiales (el alcohol es un tóxico para el hígado). También, evita los carbohidratos simples, las frituras, harinas blancas/refinadas, dulces, y todos aquellos alimentos que contengan grasas saturadas y trans-saturadas. Estos alimentos no te nutren, son calorías vacías que te harán acumular mas grasa de la que ya tienes, es decir, ¡no te ayudan, te empeoran!, y también favorece el padecimiento de enfermedades cardiovasculares. Tomar agua es muy importante, esto ayuda a limpiar el hígado y los riñones. El cuerpo necesita frecuentes sorbos de agua para funcionar, de lo contrario, las células se encogen por deshidratación, sus membranas se secan y la calidad de su trabajo disminuye. Consume alimentos que sean alto en antioxidantes y diuréticos, como el limón, frutos del bosque, alcachofas, te naturales, pepino, etc). Todos ellos ayudan a eliminar las toxinas del cuerpo y a que el proceso de oxidación de grasa sea mas efectivo. No le tengan miedo al consumo de grasas buenas (Omega 3) siempre y cuando sea con moderación como indique arriba, ya que estas mas bien, son consideradas protectores del hígado. 

Espero que esta información y recomendaciones básicas les sea útil para todos los que sufren de este padecimiento, sin embargo, si creen que su caso es peor, consulta con tu medico primario; y recuerda que no es dejar de comer, sino aprender a comer.

¡Come saludable y dile adios al higado graso!