Sin categoría

Que el trabajo no sea la excusa para no cuidar tu salud

Mantén tu figura mientras trabajas

La mayoría de las personas pasan más tiempo en el trabajo que en su propia casa. Muchas veces, la oficina se convierte en nuestro segundo hogar, lo que genera que no le pongamos la atención adecuada a nuestra salud. Por eso es muy importante que sepas cómo mantenerte saludable mientras trabajas.

Desayuno saludable Piensa por un minuto si en realidad tuvieras que vivir en dos casas. Seguramente tendrías ropa en ambos lugares, dos cepillos de dientes, dos camas, dos refrigeradores.

De ser así, ¿no tendrías que contar con suficientes alimentos en ambos refrigeradores para cuando apriete el hambre? Esto es especialmente importante en los trabajos donde el estrés del día y el poco tiempo para comer, pueden llevarte por el camino de la mala alimentación y el exceso de peso.

Para contrarrestar esto, es muy IMPORTANTE "trasladar" parte de tus alimentos al trabajo. Por eso te decimos cómo alimentarte correctamente, sin importar el reducido espacio y tiempo durante tu día laboral.

Todo empieza con el desayuno, pues este es la comida más importante del día, pues este te ayuda a encender los motores del metabolismo por el resto del día. Es importante que te prepares un buen desayuno y también tres comidas más: el almuerzo y dos meriendas saludables para llevar al trabajo y comer durante el día.

Las meriendas son claves porque en ocasiones comemos cantidades exageradas a la hora del almuerzo, debido a que solemos tener episodios de hambre sin control, los cuales sentimos en aquellas horas después del desayuno. Igual pasa del almuerzo a la cena.

Ejercítate en el trabajo Creemos que no pasa nada, pero al hacerse este mal hábito vienen las terribles consecuencias. De seguro, te estarás preguntando cuáles son, pues además de arrasar con lo que se nos cruce enfrente, sufrimos de somnolencia, abusamos del café o el azúcar como estimulantes y con todo esto generamos un metabolismo lento.

Despídete de los almuerzos comprados en máquinas ricas en grasas saturadas. Dile adiós a los refrescos gaseosos, mejor opta por una pequeña merienda rica en proteína o un batido energético. Planea tu día alimenticio con proteínas y carbohidratos saludables. Te garantizo que te sentirás más ligero y con más energía.

Pero eso no es todo, no creas que ya nos olvidamos del ejercicio. Este es la segunda fase después de eliminar la comida chatarra y sustituirla con alimentos más sanos traídos de casa.

No importa a qué te dediques o el oficio que tengas, en cualquier lugar te puedes mover, ya sea estacionando el auto lejos de la entrada de tu trabajo o subiendo las escaleras en lugar de usar el ascensor.

Todo esto te ayudará a quemar calorías. Y recuerda: alimentarte bien y mantenerte en forma NO depende exclusivamente del tiempo, trabajo, exceso o falta de obligaciones y responsabilidades...¡depende de ti!

Recuerda que si tomas en cuenta estos pequeños consejos, dejarás de decir que las horas extras de trabajo son las culpables de esas libras de más.