Nutricion, Perder peso, Salud

¿Cómo perder 100 libras?

Solución para detener la obesidad El problema de la obesidad no es exclusivo de una mala alimentación. Son varios los factores que contribuyen a que una persona llegue a tener 100 libras o más de sobrepeso. Mi experiencia como entrenador físico y nutricionista me ha llevado a la conclusión de que un 60 por ciento del problema se debe a la alimentación y el otro 40 a condiciones médicas no atendidas.

¿Qué es el IMC? Cuando hablo de obesidad, me refiero al sobrepeso extremo que no sólo se ve físicamente, sino que también se puede medir científicamente. ¿Cómo? Utilizando una fórmula que toma en consideración la estatura y el peso de una persona para medir el "índice de masa corporal" (IMC) o el porcentaje de grasa vs. músculo en el cuerpo.

Un adulto con un IMC entre 25 y 29.9 es considerado con sobrepeso, mientras un BMI de 30 o más ya lo coloca en la categoría de obeso. Si quieres averiguar dónde te encuentras tú consulta a tu médico u otro especialista de salud.

¿Qué causa la obesidad? Primero no estar bien informado en cuanto a qué debemos comer y a qué hora. Muchas personas recomiendan dietas a sus amigos o familiares que a ellos posiblemente les han funcionado, pero eso no quiere decir que sean efectivas para todo el mundo.

Es muy común también que las personas quieran seguir dietas que ven en la televisión o una revista y que en ocasiones pueden resultar terriblemente dañinas ya que no toman en consideración el estado de salud de cada individuo. Sólo tú y tu médico pueden hacer un plan que te funcione tomando tu historia clínica en consideración.

Segundo los genes que le dicen a tu cuerpo cómo metabolizar los alimentos, cómo usar las calorías y las grasas acumuladas. Este puede ser un factor hereditario, pero es muy difícil determinarlo porque está ligado a posibles malos hábitos alimenticios que te inculcaron en casa desde la niñez.

Tercer factor, la combinación de estrés, ansiedad y depresión. Controlar las emociones -o aprender a vivir sanamente con ellas- es clave para evitar comer demasiado intentando lidiar con algún problema para luego sentir culpa por lo ingerido, o quizás dejar de comer del todo, también como respuesta a algún problema. Ambas opciones son pésimas para el organismo.

No a la vida sedentaria Cuarto, estilo de vida sedentario. Lamentablemente, los avances tecnológicos están llevando a las familias a pasar más tiempo frente a una computadora, la televisión o los juegos de video. Cada vez, menos personas disfrutan de un día en el parque o de salir a practicar algún deporte. Aquí no sólo nos hacemos daño a nosotros mismos, sino también a nuestros hijos, ya que ellos probablemente seguirán el patrón de vida que nosotros les enseñemos desde muy temprana edad.

Quinto, ¿qué me dicen de la falta de tiempo?. La falta de tiempo para buscar un momento para cocinar después del trabajo -que quizás estemos mal utilizando frente al televisor-, nos lleva a comer fuera todos los días y a consumir comidas con un alto contenido de grasa saturada y sodio, la combinación perfecta para la obesidad.

Problemas de la glándula tiroides La tiroides es la glándula que controla el metabolismo. Cuando existen problemas o defectos en el funcionamiento de esta glándula, el metabolismo se ve afectado. Por ejemplo, cuando falla alguno de los procesos que permiten que sus hormonas lleguen a las células del cuerpo para activar y acelerar el metabolismo, se crea un caos llamado "metabolismo lento", que contribuye al sobrepeso.

Un simple examen de sangre puede determinar si tu sobrepeso tiene en algo que ver con un lento funcionamiento de esa glándula tan importante.

Ya sabes los porqués del sobrepeso y la obesidad. Ahora, ¿qué puedes hacer para bajar 100 libras o más y así dejar de ser una de las 97 millones de personas que tienen sobrepeso en Estados Unidos?

El principio del cambio Para comenzar, tienes que estar consciente de que necesitas hacer un cambio drástico en tu vida. Tu mente es tu mejor aliada en esta batalla. Ella será la encargada de demostrarte que perder 100 libras no es algo que se logra de un día para otro -tu no aumentates esa cantidad de peso de un día para otro, ¿no?- y por eso debes ponerte metas cortas para ir bajando poco a poco.

¿Tienes que perder 100 libras? No lo proceses así. Dite a ti misma "Tengo que perder de 8 a 10 libras al mes". Esa es una cifra que tu mente puede procesar mucho más fácil que 100, créeme.

Empieza ya En esta etapa es cuando muchas personas, abrumadas por el número recurren a las cirugías bariátricas que prometen perder esa cantidad de peso en un mínimo tiempo. ¿Cómo? Limitando físicamente la cantidad de comida que puedas ingerir tras una reducción del tamaño de tu estómago -algo que sí te llevará a perder peso pero también te puede causar serios efectos secundarios como la malnutrición-.

Para algunas personas, sí, una cirugía bariátrica puede ser su única alternativa, inclusive para salvar sus vidas (estoy hablando de personas muy enfermas que tiene cientos y cientos de libras que perder), pero para la gran mayoría hay otra manera.

Tomemos acción En un mundo tan rápido como en el que hoy vivimos es muy importante que nos pongamos a nosotros mismos como una prioridad a la hora de emprender esta aventura. La preparación de nuestra propia comida, por ejemplo, es primordial para el éxito. Si el tiempo aprieta, hazla la noche antes. Desayuna en casa y sal ya con tu almuerzo y dos meriendas saludables para evitar tentaciones.

Lo ideal es comer de 5 a 6 veces al día teniendo en cuenta que en el desayuno y almuerzo se puede comer proteína como claras de huevo, pollo y pescado (unas 5 claras de huevo, unas 4 onzas de pollo, etc.), carbohidratos como arroz, papa, tortilla (media taza o 1 o 2 tortillas mexicanas) y vegetales (1 taza y media), pero en la cena sólo se debe consumir proteína con vegetales (NO carbohidratos).

Las meriendas, entre el desayuno y el almuerzo y el almuerzo y la cena, pueden ser barras y batidos de proteínas o proteína como pollo, pescado, carne baja en grasa (4 onzas).

Tengan mucho cuidado con las frutas e inclusive los yogures sin grasa, pues son altos en azucares y por lo menos en la etapa inicial deben ser limitados. No olviden tomar de 3 a 4 litros de agua al día y comenzar un régimen de ejercicio que incluya tres días de ejercicios con pesas, bandas y ejercicios funcionales, y los demás días entre 30 minutos a una hora de ejercicio cardiovascular.

Sé que lo mas difícil es comenzar, pero una vez tomes la iniciativa te aseguro que ese empezarás a sentirte mejor de inmediato. La decisión es tuya, el día es HOY. No hay cosas imposibles si existe el deseo de lograrlo. Y yo estaré aquí para ayudarte con tus dudas y preguntas. ¡Adelante!